Seguros de Responsabilidad Civil para Autónomos y Empresas


Protección para tu actividad profesional

En esta vida, uno de los valores más remarcables es la responsabilidad; dar la cara ante las consecuencias de tus acciones. Estando en tu casa, con tu familia, de viaje… y en tu negocio. En cualquier momento puede pasar algo que escape a tu control y que afecte a otros. Lo importante es tenerlo previsto para poder actuar lo antes posible. Por la seguridad de los demás, por la de tu familia y por la tuya. Para ello, existe el seguro de Responsabilidad Civil.



¿Qué es?

El seguro de Responsabilidad Civil es indispensable para poder desarrollar tu negocio. Se encarga de cubrir los posibles daños y perjuicios que tanto tú como tus empleados podáis ocasionar a terceros en el desempeño de vuestro trabajo. Por ejemplo, si eres instalador o trabajas en el ámbito sanitario, necesitarás contratar una póliza de Responsabilidad Civil por el alto riesgo de daños que podrían producirse en el desarrollo de tu profesión.



¿Por qué es importante?

Este es un seguro clave para el desempeño de tu actividad, se puede conseguir a un precio económico y, en caso de siniestro, podría marcar la diferencia entre continuar sin problemas con tu negocio o arruinarte por completo debido a los altos costes e indemnizaciones que suelen derivarse de estos daños.



¿Este seguro es obligatorio?

La Responsabilidad civil es una cobertura recomendable para todas las profesiones y obligatoria para poder ejercer algunas; como para los instaladores de gas, médicos, enfermeros y otros profesionales que necesitan estar en posesión de un título especial por el alto riesgo de daños que podrían producir en el desarrollo de su trabajo.



¿Cómo saber si es el seguro que necesitas?

Si no tienes local y los riesgos que necesitas proteger son solo los relativos a tu profesión, un seguro de Responsabilidad Civil es el tipo de póliza que necesitas. En caso de tener local, es interesante que valores la opción de contratar un seguro de Comercio o Multirriesgo, ya que este te protege tanto a ti como a tu local de todos los riesgos que podrías correr, y la Responsabilidad Civil viene incluida.


Coberturas Principales


Básico

 
  • Responsabilidad Civil hasta 300.000€
  • Asistencia jurídica

Pro

 
  • Responsabilidad Civil hasta 300.000€
    • Explotación
    • Cobertura Patronal
    • Responsabilidad Civil post-trabajo
  • Asistencia jurídica

Plus

 
  • Responsabilidad Civil hasta 600.000€
    • Explotación
    • Cobertura Patronal
    • Responsabilidad Civil post-trabajo
  • Asistencia jurídica

¿ Qué cubre exactamente?


Responsabilidad Civil patronal

Es muy importante incluir esta cobertura, ya que cubre los daños materiales y personales producidos a terceros, y estos pueden llegar a ser muy costosos para tu negocio.

Asistencia jurídica

Cubre la consulta y el asesoramiento jurídico del asegurado ante cualquier imprevisto.

Responsabilidad Civil de explotación de negocio

Consiste en el pago de la indemnización exigida por un tercero, por daños ocasionados de manera involuntaria, y que tengan una relación directa con la actividad asegurada.

Responsabilidad Responsabilidad Civil patronal

Cubre los daños accidentales producidos a terceros por tus trabajadores. Esta cobertura es independiente del Seguro de convenio de accidentes de los trabajadores.

Responsabilidad Civil de productos

Es la cobertura de las indemnizaciones que debas realizar a tus clientes en caso de que sufran una intoxicación por el consumo de comida en mal estado, etc. Esta RC es solo es necesaria en caso de tener local.

Responsabilidad Civil inmobiliaria/locativa

Esta cobertura solo es necesaria para los comercios, y se ocupa de los daños que se pueda producir en tu local de alquiler durante el desarrollo de actividad de tu negocio.

Responsabilidad Civil post trabajos

Cubre cualquier reclamación que el cliente haga por la ejecución defectuosa de un trabajo realizado sobre sus bienes en un periodo máximo de dos años, tal y como estipula la ley.

Franquicias

Es el importe que el cliente deberá asumir para que la compañía se haga cargo del resto del coste del siniestro


¿Qué no cubre?


Acciones realizadas a mala fe

Ya sean producidas por el asegurado o por el personal dependiente de éste.

Accidentes anteriores o posteriores a una póliza en vigor

Producidos antes o después de que la póliza esté activa.

Hechos no accidentales

Producidos por el uso incorrecto o desgaste por el paso del tiempo.


Utilización de un objeto en condiciones precarias

Uso de un objeto que ya se veía dañado o roto.

La corrupción de datos electrónicos

Alteración consciente y voluntaria de los datos electrónicos reales.

Contagio o la transmisión de plagas

Cualquier enfermedad que provenga de animales y plantas. Salvo en el caso de las floristerías y viveros.

FAQ’s

Dependiendo del plan de póliza que elijas y del tipo de actividad a la que te dediques, necesitarás cubrir uno o varios de los siguientes tipos de Responsabilidad Civil: patronal, de productos, de explotación de negocio, inmobiliaria o locativa y post trabajos.

En SingularCover somos especialistas en este tipo de seguros, por los que en función de las necesidades concretas de tu profesión, incluiremos en tu póliza los tipos de Responsabilidad Civil que tu negocio necesita tener cubiertos.

Es la cobertura a los daños accidentales producidos a terceros por tus trabajadores. Esta cobertura es independiente del Seguro de convenio de accidentes de los trabajadores.

Es la cobertura de las indemnizaciones que debas realizar a tus clientes en caso de que sufran una intoxicación por el consumo de comida en mal estado, etc. Esta RC es solo es necesaria en caso de tener local.

Es la cobertura de los daños a terceros (los que puedas ocasionar sobre otros), ya sean clientes, repartidores, comerciales…

Es la cobertura de los daños que se pueda producir en tu local de alquiler durante el desarrollo de actividad de tu negocio. Esta es la única actividad incluida en los 3 planes de seguro (basic, pro y plus) y solo es necesaria en caso de que tengas un local.

Es la cobertura de cualquier reclamación que el cliente haga por la ejecución defectuosa de un trabajo realizado sobre sus bienes en un periodo máximo de dos años, tal y como estipula la ley.


¿Por qué SingularCover?